Miguel Ángel Blanco .  Biblioteca del Bosque

Cosmocrator

GALERÍA BÁRCENA & CIA, MADRID. 1994

exposición



 


 
LIBRO Nº 525
TELÚRICO
24.3.1993. 154 X 250 X 42 MM
6 PÁGINAS DE PAPEL VERJURADO, PAPEL VEGETAL BARNIZADO Y PAPEL DE YUTE RESINADO Y PERFORADO AL FUEGO CON LA CONFIGURACIÓN ATÓMICA DEL TELURO
CAJA CON FRAGMENTOS DE RESINA DE PINO SILVESTRE Y HOJA DE MUÉRDAGO
LIBRO Nº 531
GOTAS DESDE EL GRAN ESPACIO
1993. 282 X 431 X 31 MM
DOS PÁGINAS DE PAPEL VERJURADO HUESO JASPE, RESINADO CON YANTRA Y CÍRCULO DE FUEGO; UNA PÁGINA DE PAPEL VEGETAL BARNIZADO
CAJA CON FONDO DE RESINA EN POLVO Y ONCE GOTAS DE RESINA DEL GRAN PINO DEL VALLE DE LA FUENFRÍA
LIBRO Nº 535 
LA MANO
25 6 1993. 260 X 325 X 32 MM
6 PÁGINAS DE PAPEL VEGETAL Y PAPEL DE CAÑA DE AZÚCAR INDIO CON HUELLA DE MI MANO IZQUIERDA RESINADA Y PUNTOS DE FUEGO
CAJA CON RESINA SÓLIDA DE PINO ELLIOTI DE NAVAS DE ORO, SEGOVIA, PAVESAS DE DIBUJOS QUEMADOS EN LA NOCHE DE SAN JUAN, PIGMENTOS DE ÓXIDO NEGRO Y LÍNEAS DIAGRAMÁTICAS DE FUEGO
LIBRO Nº 544
LAS SAVIAS
1993. 222 X 550 X 31 MM
DOS PÁGINAS DE PAPEL VERJURADO HUESO RESINADO.
CAJA CON TRES FRANJAS DE RESINA LÍQUIDA, DE PINO PINASTER, PINO ELIOTI Y GUAYACOL
LIBRO Nº 545
COSMOS PRIMITIVO
1993. 368 X 570 X 41 MM
DOS PÁGINAS DE PAPEL VERJURADO HUESO RESINADO, UNA PÁGINA DE PAPEL DE CAÑA DE AZÚCAR DE LA INDIA.
CAJA TRES BOLAS DE RESINA Y CINCO DE GOMA ARÁBIGA DEL RÍO GANGA (OUESSO), AL NORTE DEL CONGO, Y UN CUBO DE RESINA DE PINO PINASTER DE NAVAS DE ORO (SEGOVIA)
LIBRO Nº 547EL FIRMAMENTO INVISIBLE
1993. 366 X 569 X 35
CUATRO PÁGINAS DE PAPEL VERJURADO NEGRO RESINADO
CAJA CON FONDO DE CARBÓN VEGETAL, 15 GOTAS DE RESINA DAMAR Y 2 DE RESINA DE CEREZO SILVESTRE
LIBRO Nº 548
SEGUL
1993. 366 X 570 X 34 MM
CUATRO PÁGINAS DE PAPEL DE CAÑA DE AZÚCAR DE LA INDIA RESINADAS
CAJA CON RESINA RUSA Y RESINA DE PINO ELIOTI
LIBRO Nº 552
LUZ ETERNA
8 11 1993. 399 X 399 X 27 MM
4 PÁGINAS DE PAPEL RECICLADO RESINADO
CAJA CON PAN DE ORO Y RESINA DAMAR
LIBRO Nº 556
EL ECLIPSE
1993. 437 X 650 X 53 MM
UNA PÁGINA DE PAPEL DE YUTE RESINADO
CAJA CON SEMIESFERA DE RESINA GUAYACOL Y PEZ NEGRA, EN RESINA DE PINO PINASTER
LIBRO Nº 559
LÁDANO AL PIE DE LA MALICIOSA
20 12 1993. 397 X 596 X 27 MM
4 PÁGINAS DE PAPEL VERJURADO CON RESINA
CAJA CON RESINA Y HOJAS DE JARA, RESINA DE PINO PINASTER Y GOMA COPAL
LIBRO Nº 569
LUZ ROJA
1994. 400 X 400 X 26 MM
CUATRO PÁGINAS DE PAPEL DE CAÑA DE AZÚCAR CON XILOGRAFÍA A DOS TINTAS
CAJA CON RESINA TEÑIDA DE ROJO


 


 
CARTÓN RESINADO
1994. 75 X 100 CM


textoCOSMOCRATOR
ELENA VOZMEDIANO
Miguel Ángel Blanco trabaja, enclaustrado, en la Torre del Alquimista. Antes su refugio fue durante un tiempo la “Fortaleza” y, más adelante, la “Cabaña Mística”. En las series de esculturas que llevaron, respectivamente, estos títulos mostraban su deseo de proteger una misteriosa actividad de la que sólo se ha podido ver una pequeña parte de los resultados. Secretamente, el artista recogía en el bosque antiguo los materiales y los vestigios en los que percibía la fuerza vital y mágica de lo natural y elaboraba lentamente un catálogo de experiencias personalmente vividas en ese ámbito ancestral, bajo la forma de su gran Biblioteca del Bosque. Hace ya más de un año se produjo un cambio importante. La concentración, el encerramiento, la voluntad de ocultación que eran evidentes anteriormente fueron superadas, fulminadas por un nuevo impulso. Los lentos y meticulosos trabajos del alquimista dieron su fruto: la techumbre de la Torre se abrió y quedó inaugurada una amplia y luminosa senda hacia el firmamento.

La resina fue la materia alquímica que el artista logró transformar en materia cosmológica, estelar. Durante muchos meses el artista se ha volcado en esa labor de sublimación, que ha quedado reflejada en los dibujos, cartones y libros que presenta. Ahora bien, la resina en estado natural no es más que la sangre del árbol. Esto, como comprenderán quienes hayan seguido la trayectoria de Miguel Ángel Blanco, no es baladí, puesto que los pinos de la enorme y antigua extensión boscosa de los valles de la Fuenfría y de Valsaín habían estado ofreciendo hasta ahora, al fiel caminante que es, gotas de su esencia, en diferentes formas; recientemente, la esencia de lo aéreo, de la ligereza, que se manifestó en la danza de las acículas, tema de la anterior exposición del artista. Entonces admiramos la elegancia y la sutileza de sus dibujos; ahora su arte ha ganado peso, se ha hecho más consistente.
La resina, pues, es la sangre del árbol. Pero es ya, en estado natural, un material transubstanciado, puesto que ha surgido de la tierra, compuesta de sus minerales, y se ha dirigido, a través de las venas lígneas, hacia la luz, hacia el exterior. Tiene de por sí, por tanto, el anhelo de la ascensión, pero se nos presenta opaca. Miguel Ángel Blanco ha captado este anhelo y lo ha multiplicado por un medio tan ancestral y tan mágico como el fuego. Las ¡lomos extraen el brillo de la resina, su luz, su conexión con la materia estelar. Ponen de manifiesto su pureza y su transparencia, su capacidad reflectante. La llama vitrifica.
La transparencia ha sido un concepto fundamental en la obra de Miguel Ángel Blanco. En su primera exposición individual incluyó ya obras pintadas sobre cristal. Y no olvidemos que su obra magna, la Biblioteca del Bosque, que va a alcanzar pronto la cifra de seiscientos ejemplares es un conjunto de ventanas de cristal que se asoman a los misterios de la naturaleza. Los libros que nos la evolución hacia la apertura que mencionaba anteriormente, cambio significativo en ellos: su tamaño se ha dilatado. No son ricos libros de horas a los que nos tenía acostumbrados su autor sino enormes antifonarios de cantos monacales. El artista ha confiado su aprendizaje y su enseñanza a sus libros; es preciso acercarse a ellos siguiendo un ritual establecido por su misma configuración que constituye una experiencia visual, táctil y auditiva, y que tiene como pasos principales la extracción del libro de la caja que lo protege, que produce ya un sonido profundo y misterioso que prepara anímicamente para descubrir su interior el pasar sus páginas de hermosos papeles orientales hechos a mano, y el descubrimiento del contenido de la caja, tras el cristal.

Los libros contienen la vida de los astros. Este ha sido un año de especial agitación celeste. El 29 de noviembre de 1993 tuvimos un eclipse de luna; poco después, en la noche del 11 al 12 de enero de este año, se produjo la insólita conjunción de nueve planetas; el 10 de mayo admiramos el emocionante eclipse de sol, que fue anular algo más al sur, y, recientemente, nos ha conmocionado la sucesión de impresionantes impactos de cometa sobre Júpiter. Miguel Ángel Blanco ha observado atentamente los movimientos de los cuerpos del Universo, y los ha recreado en sus dibujos y en sus libros, en los que ordena constelaciones y galaxias presentándolas en un estado caótico en unas ocasiones e imponiéndoles una razón arquitectónica en otras. Señala en el cielo, como antes lo había hecho en la tierra, las sendas del conocimiento espiritual, y marca en el planisferio celeste los enclaves apropiados para la meditación. Blanco quiere fijar determinados momentos del devenir universal en los que nos invita a instalarnos para que apreciemos desde ellos la grandeza de lo primigenio, para así alcanzar un estado más elevado que es fundamentalmente sereno. En las estrellas ha visto confirmado lo que ya sabía antes, puesto que como queda simbolizado en los dos triángulos contrapuestos de la estrella de David, lo de arriba es lo mismo que lo de abajo.

El fuego y su resultado, la vitrificación, determinan en buena parte el poder evocador de la resina. Fuego y vitrificación son también los factores que entran en juego en la elaboración del cristal, otro de los materiales a través de los cuales Miguel Ángel Blanco se ha aproximado a las estrellas. Con la arena de sílice, nada más que tierra, que ha utilizado además en algunos de sus libros, y con el fuego del horno incesantemente encendido de la Real Fábrica de Cristales de La Granja, comparable al atanor de los alquimistas, ha alcanzado la transparencia más pura, la de sus esculturas de cristal. Les ha dado formas de galaxias y de órbitas; en la más grande de ellas, y quizá la más importante, El espíritu del Universo, adopta el perfil que, según las más recientes teorías de los astrónomos, debió tener la radiación del universo primitivo.
Cada escultura es un universo. Las aguas creadas por los golpes de cristal vertidos en los moldes crean un oleaje de luminosidades que nos arrastra a través de un medio que participa de la naturaleza matérica de la tierra, del fuego, del agua y de la luz. Miguel Ángel Blanco ha querido con ellas, por una parte, fijar las sendas hacia el firmamento que ha vislumbrado, y, por otra, atraer las energías que determinan el movimiento de los cuerpos.
Las esculturas de cristal tienen pleno sentido en sí mismas, pero completan también, estética y conceptualmente, las esculturas de granito a las que acompañan. Son éstas grandes piedras planas que siguen dos tipologías diferentes, pero íntimamente relacionadas entre sí: la estela y el umbral. Las estelas triangulares captan por su vértice las energías del cielo y son una vía de comunicación con las fuerzas que lo mueven; los umbrales de templos arcaicos, templos que diríamos consagrados al culto solar, son también una vía de entrada, de contacto con esas mismas energías. Y los toscos surcos marcados en la superficie de la piedra son asimilables a la huella del rayo, de la luz hecha de fuego.
Los elementos se dan cita en esta exposición de Miguel Ángel Blanco. La creación, o la génesis del Universo, es revivida: La tierra se comunica con el cielo y se asimila a él. El hombre gobierna las estrellas.