Miguel Ángel Blanco .  Biblioteca del Bosque

Museo Nacional de Arte Romano


Museo Arqueológico Nacional Museo de Arte Romano de Mérida Academia de España en Roma



MUSEO NACIONAL DE ARTE ROMANO, MÉRIDA. Julio – septiembre 2019

exposiciónLapis specularis. La luz bajo tierra



En el Museo Nacional de Arte Romano, Miguel Ángel Blanco ha realizado dos intervenciones artísticas que hacen referencia a diversos usos del lapis. Y ambas funcionan como ofrendas. Para la primera, ha situado un tondo realizado en hierro y lapis specularis − una “ventana” a través de la que penetra en la sala una iluminación sobrenatural que procede del subsuelo− sobre un ara procedente del Teatro de Mérida: formaba parte de un sacrarium larum et imaginum, un espacio para el culto imperial acotado en la zona inferior de la ima cavea, en el año 105 d.C., por orden de Trajano. En estos días en que se celebra en la ciudad el Festival Internacional de Teatro Clásico, el artista rememora a través de ese tondo las ofrendas que se habrían hecho en el ara, ante las estatuillas de lares y genii que se dispusieron allí.

Para la segunda, ha esparcido escamas de lapis specularis sobre la calzada romana sobrevolada por la pasarela de entrada al museo −en la que se han instalado las vitrinas con sus libros-caja− como expresión de boato y como recuerdo de la importancia de la red viaria romana en la industria y la distribución del lapis. El corazón territorial de la Biblioteca del Bosque, el valle de la Fuenfría, es atravesado por la calzada XXIV, la cual enlazaba en Titulcia con la calzada XXV, que comunicaba Caesaraugusta (Zaragoza) con Augusta Emerita (Mérida) y que pasaba por Segóbriga, de manera que ese fragmento de vía nos permite atisbar una red de conexiones históricas y metafóricas sobre la que se construye esta exposición.

El polvo de lapis se usaba en Roma para dar esplendor a los grandes eventos, públicos y privados. Plinio el Viejo cuenta que se recubría con él el pavimento del Circo Máximo durante los juegos, “a fin de embellecerlos con los brillantes reflejos de estos espejuelos y conseguir una blancura más agradable”. La cobertura de pequeños cristales transforma la calzada, con sus resplandores, en camino fastuoso y sobrehumano, soporte de un transformador rito “de paso”.

Organiza: Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes del Ministerio de Cultura y Deporte

montaje
previous arrow
next arrow
Slider